Verano y cultura

El verano es tiempo de festivales. Por toda la geografía nacional se diversifican este tipo de eventos que, atraen a las ciudades numerosos visitantes, a quienes les gusta hacer turismo cultural, siendo un verdadero revulsivo económico para los comerciantes. Un ejemplo cercano es el Weekend Beach Festival de Torre del Mar, que ya va por su sexta edición, y se puede decir que ya es un festival consolidado. Pocos dudan de los beneficios que aportan este tipo de celebraciones a las ciudades.

En otros lugares como, por ejemplo, Almuñécar o Alhaurín de la Torre, se celebran importantes Festivales de Jazz, me refiero a Jazz en la Costa y al Portón del Jazz, en los que cada verano, se pueden ver y escuchar a lo más granado a nivel internacional; otro ejemplo es, el Festival de Blues de Cazorla que se caracteriza por la calidad de su cartel, o el Starlite Festival de Marbella, al cual, el que suscribe, irá este año a ver a Supertramp. Los festivales de flamenco también abundan.

De teatro, todos conocen los Festivales clásicos de Mérida o Almagro, en donde como te despistes te quedas sin entradas. Hay un gran sector de la población con inquietudes culturales que se mueven, en sus vacaciones, en busca de espectáculos. Si queremos que Vélez Málaga, en verano, no se quede desierto; necesitamos de este tipo de eventos. Ya se dio un paso en esa dirección, el Festival Acompasao de Flamenco Fusión en el Cerro de los Remedios celebra ya su tercera edición; pero aún hacen falta crear más actividades en nuestro casco antiguo, nuestra ciudad cuenta con rincones monumentales tan especiales y bellos que con un poco de imaginación y buena gestión, se pondrían de moda, la gente bulliría por sus calles.