El auditorio del Cerro de San Cristobal

Tiene nuestra ciudad lugares con un gran encanto, para celebrar en ellos eventos especiales que atraigan al público foráneo. Uno de ellos es el Cerro de San Cristóbal. En su auditorio se ha celebrado el III Festival Acompasao Flamenco con bastante éxito de público, resaltando la actuación de Rosario La Tremendita, una artista de los pies a la cabeza que puso en pié a toda la audiencia, rendida ante su inmenso arte. Este año he notado que el sonido ha mejorado ostensiblemente y eso es importante.

El lugar es inmejorable para las noches de verano veleñas, por sus vistas, y su preciosa ermita. Se está muy a gusto y fresquito en ese espacio cultural, resaltando también la labor de la Hermandad de la Virgen de los Remedios al poner un servicio de barra con bebida y comida a precios económicos. Por pedir que no quede y todavía se podría hacer algún evento más, allá arriba, por ejemplo un festival de teatro de comedias, para alegrarnos las noches estivales. La gente quiere cultura, se ha demostrado en las dos Noches en Blanco que han abarrotado la ciudad de visitantes. Muchos veleños decían, así queremos Vélez todo el verano. Invertir en cultura es progreso para todos, no tengo la menor duda. La Cía. de Teatro María Zambrano actuó en otro sitio con encanto, el Patio de San Francisco, que se llenó para ver la Historia del cautivo y la bella Zoraida de Cervantes. En ese espacio, una muestra de teatro clásico cada año, nos acercaría más a esa ciudad de la cultura que deseamos todos. Por cierto, en otro espacio muy singular, el Acueducto Romano de La Carrera en Almuñécar, representamos La tumba de Antígona, obra teatral de nuestra veleña más universal.