Comer fuera de casa

Ahora que se acerca el buen tiempo, apetece salir de casa para hacer rutas de senderismo, pasar el día en la playa o hacer una barbacoa con los amigos o familia. La comida, en estos casos, desempeña un papel fundamental para disfrutar del día, reponer energía y mantenerse hidratado. Olvídate de los bocatas de chorizo, las bolsas de patatas fritas y los refrescos cargados de azúcar. A continuación dejo algunas alternativas saludables para comer rico y sano fuera de casa, y sobretodo, que sea fácil de preparar, transportar y comer:

  • Ensaladas frías: ensaladas de legumbres, pasta, patata o arroz acompañado de verdura y proteína de alto valor biológico (P. ej. ensalada de garbanzos con canónigos, aguacate, tomate cherry, maíz, queso fresco y atún al natural). Llevar el aliño (aceite, sal y vinagre) preparado de casa en un bote de cristal y añadir en el momento de comer.
  • Dips y snacks: bastoncitos de pan y/o verduras para mojar en salsas espesas como hummus o guacamole. Frutos secos, frutas desecadas, fruta, barritas energéticas caseras...
  • Bocadillo o sandwich: una gran alternativa a embutidos grasos, son las rodajas de tomate, aguacate, canónigos o lechuga, acompañado de atún al natural, tortilla francesa, queso fresco o filete de pollo a la plancha.
  • Cremas frías para beber: gazpacho o salmorejo acompañado de huevo duro picado, jamón serrano y picatostes tostados.
  • Barbacoas sanas: elegir carnes y pescados magros. Como guarnición se pueden preparar parrilladas de verduras, pimientos asados o patatas asadas.
  • Bebidas: la hidratación es imprescindible, así que se recomienda tener siempre agua a mano. También se puede optar por agua con gas y limón, tés e infusiones frías sin azúcar o batidos de frutas.
  • Postres: una pieza de fruta o un lácteo (sin azúcar).

Hay que prestar especial atención a que las elevadas temperaturas facilitan la proliferación de microbios en los alimentos que no se mantienen refrigerados. Respetar las normas de higiene durante la preparación y conservación, y mantener la cadena de frio contribuyen a garantizar la seguridad de los alimentos y ahorrarnos una intoxicación alimentaria.
¡¡Ya no tienes excusa para comer sano fuera de casa!!