Celulitis

Es un problema en el que el tejido conjuntivo adiposo (tejido graso) deja de funcionar correctamente. La microcirculación sanguínea y linfática se ralentiza provocando un mal funcionamiento del proceso celular de esa zona. Los adipocitos (células grasas) se inflaman e hipertrofian provocando una compresión de las fibras y un estancamiento de líquidos. Todo ello provoca la piel de naranja y la rigidez de la zona. Se da, sobre todo, en mujeres después de la pubertad en la zona del abdomen, piernas y caderas, aunque también en hombres. También suele afectar más a personas con sobrepeso, pero también a personas delgadas. Es un tanto complicado deshacerse por completo de la celulitis, pero existen una serie de técnicas que ayudan a reducirla.

¡¡Vamos a ello!!

  • Disminuir el índice de grasa corporal: esto se consigue a través de un déficit de calorías facilitado por un régimen alimenticio saludable.
  • Ingerir una cantidad adecuada de proteína diaria (1,5-2g/kg de peso/día).
  • Realizar entrenamiento de fuerza combinado con ejercicio aeróbico. Con unos músculos bien desarrollados y tonificados junto con un bajo porcentaje de grasa conseguirás un descenso visible de la celulitis.
  • Mantén las hormonas equilibradas a través del control del estrés, un buen descanso (7-9 horas de sueño diario) y un consumo de alimentos ricos en omega 3.
  • Masajes para la fascia que nos ayudarán en el retorno venoso y linfático favoreciendo la ruptura de los nódulos que forman la celulitis ayudando a reducir su visibilidad.

Lo más importante es que sepas que es una patología que afecta al 99% de las mujeres. Acéptalo y trabaja duro para deshacerte de ella, pero la celulitis no define lo que eres, así que ¡¡acéptate y quiérete!!