Listeriosis

En este número vamos a tratar un tema de rabiosa actualidad. Recientemente se ha conocido el brote más grave de listeriosis en España causado por el consumo de carne mechada, lomo al Jerez y lomo al pimentón contaminados por la bacteria Listeria monocytogenes, que a día de hoy ha afectado ya a 196 personas y ha causado 3 muertes y 2 abortos.

Este caso pone de manifiesto la importancia de la seguridad alimentaria y la peligrosidad de la Listeria monocytogenes, el microorganismo más temido por la industria alimentaria. La listeriosis es una enfermedad causada por la Listeria monocytogenes, una bacteria presente en la tierra de cultivo, vegetales y animales portadores que intoxican a quienes la ingieren a través de alimentos como el pescado ahumado, carnes y embutidos, sobras de alimentos, productos lácteos no pasteurizados o fruta y verdura crudas no desinfectadas. No se contagia entre personas. El alimento contaminado no presenta signos distintivos como color, sabor y olor extraños. Los síntomas van desde una leve gstroenteritis, dolor de cabeza, náuseas, vómitos y diarrea a infecciones más graves con fiebre alta, meningitis o septicemia. Una persona sana resiste la bacteria sin problemas, pero en pacientes crónicos inmunodeprimidos, ancianos, fetos en gestación o recién nacidos puede ser mortal. Se trata con antibióticos orales. La infección puede durar desde 5-7 días en casos leves a más de 2 semanas en casos más graves. Prevención: lavar manos, superficies y utensilios antes y después de manipular alimentos crudos. Lavar abundantemente frutas y verduras. Cocinar completamente la carne (75ºC). No consumir leche cruda ni lácteos sin pasteurizar. Mantener el frigorífico limpio y a una temperatura no superior a 5ºC y el congelador a -18ºC. No hay motivos para que cunda el pánico, pero hay que conocer los riesgos para tomar medidas que los minimicen.