Running y alergia

La primavera es una estación que se ha hecho para muchos insufrible por las alergias. Una reacción alérgica se produce cuando un individuo que ya ha producido anticuerpos en respuesta a un antígeno que en principio era inofensivo, en este caso el alérgeno, vuelve a ponerse en contacto con él, lo que desencadena una reacción de hipersensibilidad inmediatamente después del segundo contacto del individuo con el antígeno en cuestión. Resumiendo, la alergia es una respuesta exagerada de nuestro sistema inmunológico contra nosotros mismos. Esta alergia nos puede llegar a limitar nuestra rutina diaria y, por supuesto, la práctica deportiva. La tos, el picor y el lagrimeo de ojos, la mucosidad y la dificultad para respirar con normalidad hacen que muchas veces nos veamos obligados a dejar el running hasta que pase la temporada de alergia. El deporte es fantástico pero muy desagradecido. Un mes sin hacer nada hará que te cueste mucho volver a retomarlo, de ahí que debamos tener en cuenta estos consejos para que no nos pase esto:

  • Controla tu alimentación, evitando ciertos alimentos que aumentan los síntomas de la alergia, como por ejemplo la leche, que aumenta la mucosa. Por el contrario, el zumo de naranja nos ayudará a combatirla.
  • Reajusta tu horario, la concentración de polen no es la misma a lo largo del día, así que infórmate cuando es más baja y aprovecha para salir.
  • Evita correr en entornos naturales, es muy agradable pero en esta época debes evitarlo. Opta por rutas urbanas y si corres en el gimnasio, evita las cintas que estén cerca del aire acondicionado.
  • Y por último, una buena ducha al terminar nos ayudará a templar el cuerpo y a retirar los restos de polen.