Correr tras la cuarentena

Estamos viviendo una situación realmente excepcional, de tal manera que la noticia que nos daba hace unos días el presidente del Gobierno de poder salir a correr, sea para nosotros, una gran noticia. El coronavirus ha provocado que tengamos que adaptarnos a esa situación de confinamiento y entender que existen cosas que podemos controlar y otras que no.

En este artículo te vamos a dar algunos consejos para que después de casi dos meses de parón, tu vuelta a las calles sea mucho más placentera y sobre todo, menos lesiva. No podemos controlar aquello que pasa fuera de la puerta de nuestra casa, pero si de puertas adentro. Y es aquí donde tenemos nuestra pista de entrenamiento.

----------------------publicidad----------------------

--------------------------------------------

Un período de parón produce algunas modificaciones en nuestra forma física. Además de afectar al VO2 o Consumo Máximo de Oxígeno, la falta de entrenamiento específico (correr) puede afectar también a la percepción de esfuerzo, reduciendo la capacidad de rendimiento. Esto quiere decir, que ante una misma intensidad dada, es decir, una intensidad que seamos capaces de mantener como antes de la cuarentena, nuestra capacidad de esfuerzo se verá mermada y la tolerancia a estos ritmos también.

Además, si no has mantenido la forma muscular, es posible que un sedentarismo acusado en el sofá produzca perdidas de masa muscular. ¿Y por qué es tan importante esto? Pues porque correr como lo hiciste el último día, a un ritmo de 4'30 el kilómetro y con series de 1.000 metros, no va a ser posible después de tantos días en el dique seco.

Los expertos nos aconsejan realizar trabajo de fuerza para la prevención de lesiones y la mejora del rendimiento, de tal manera que habrá que reforzar aquellos músculos claves en la estabilidad de la cadera, como son el glúteo mayor o el glúteo medio. Habrá que prestar también atención a mejorar la estabilidad de nuestra zona central, es decir, tú corre, para que sea capaz de absorber y resistir impactos tras tantos días parados. Eso sin olvidar el trabajo de fuerza en las piernas y, el acondicionamiento de aquellos músculos implicados en la absorción de impactos como son el tendón de Aquiles.

En cuánto a la movilidad, decir que está es fundamental, centrándonos en la cadera y los tobillos. Durante los primeros días deberíamos incluir tareas de movilidad para estos núcleos articulares, para compensar tantas horas sentados o acostados.

Como dijimos al principio, no vamos a volver a correr en los tiempos en que lo hacíamos antes de llegar el coronavirus. Tenemos que ser realistas, haciéndolo a un ritmo de toma de contacto. Con ello queremos decir, que si en los últimos

días has hecho bicicleta, clases de fitness, aerobic o zumba, esto no quiere decir que tu cuerpo esté preparado para correr. Para mejorar corriendo, debes correr.

En los próximos meses es muy poco probable que se realicen competiciones, de tal manera que la vuelta debe ser progresiva y adecuada al nivel de cada uno, no sólo de tiempos, sino de fuerza y movilidad. La vuelta deber ser progresiva y si te lo puedes permitir, ponte en manos de profesionales, de entrenadores cualificados para que adecuen tus entrenamientos a los tiempos que vivimos y a tu situación personal.

Por último recordarte que no vas a competir contra nadie. Si te pasas lo único que vas a conseguir es quedarte en casa, pero no por cuarentena, sino por una lesión. Disfruta de volver a correr y saborea cada paso que des. Hazlo escuchando a tu cuerpo y sabiendo hasta que punto puedes llegar. Hazlo de manera inteligente para que cuando llegue el momento de competir lo hagas libre de lesiones. Construyamos nuevamente una buena base sobre la que ir progresando a lo largo de las semanas.  Más pronto que tarde, venceremos al Covid-19 y volveremos a disfrutar plenamente del running.

----------------------publicidad----------------------

--------------------------------------------

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar