Tarta fría de queso y albaricoques al Moscatel

10 minutos preparación + 4 horas min. de reposo.  Facil.  6 personas.

INGREDIENTES

  • 1 paquete de galletas aprox. En mi caso eran galletas rectangulares de canela, por el molde elegido, pero pueden ser galletas redondas (tipo María) si lo vais a poner en un molde circular
  • 1 taza de leche fría
  • 1 copa de Quitapenas Dorado de Bodegas Quitapenas
  • 3 barritas de albaricoques / albaricoques secos en su defecto
  • 300grs de queso de untar, tipo Philadelfia
  • Leche condensada (unos 100grs aprox)
  • ½ tableta de chocolate para postres

PREPARACIÓN

  1. Empezamos por unir la leche con el vino en un cuenco donde nos sea fácil mojar las galletas y dejamos reservar.
  2. En un cuenco hondo, ponemos el queso crema con un poco de leche condensada y empezamos a batirlo todo junto. Lo podemos hacer con unos barillas manuales o ayuda de unas barillas eléctricas. Tenemos que hacer una crema, con el queso y la leche condensada, pero que sea consistente y no líquida. Ir comprobando el dulzor de la crema, ya que un poco de leche condensada endulza mucho. Reservar.
  3. En el molde que vayamos hacerlo, forrarlo de papel film de cocina. Ayuda que tengamos el molde un poco humedecido, y de esta forma, se quedará pegado más fácilmente. Hay que cubrirlo generosamente, que sobresalga por los bordes.
  4. Vamos cogiendo galletas 1 a 1 y mojándolas ligeramente en la leche con el vino moscatel. La vamos repartiendo sobre todo el molde. A continuación, ponemos una ligera capa de la crema de queso con la leche condensada, que casi cubra todas las galletas (sino llegan al mimo filo no pasa nada). Repartirnos 1 barrita de albaricoques por encima de la crema de queso. Volvemos a repetir la operación de: galletas mojadas en leche y moscatel, crema de queso, albaricoques troceados.
  5. La última capa del postre, tiene que ser de galleta ya que, al dar la vuelta al molde, será nuestra base. Se deja el molde bien tapado con papel film y se guarda en la nevera, en la zona más fría que haya, un mínimo de 4h o mejor, de un día para otro.
  6. Para servir, desmoldar el molde volcándolo como si fuera un flan, dejando la base sin el plástico. Nos ayudará el papel film extra que hemos puesto al forrar el molde, para sacarlo con más facilidad. Reservar.
  7. Trocear y fundir el chocolate que tenemos preparado. Se puede hacer al baño María, o en el microondas a intervalos de 30 segundos y removiendo bien, para asegurarnos que no se quema. Cuando lo tengamos completamente derretido, lo vertemos con cuidado sobre la superficie del postre. Al estar la tarta fría, irá cuajando rápidamente. Podemos cubrir toda la tarta, si así lo queremos. Antes que el chocolate endurezca por la parte superior, repartir una barrita de albaricoque troceada, incluso algunos trozos algos levantados, para dar un poco más de volumen al postre.
  8. Está listo para servir y disfrutar. Espero que os guste

 ¡Buen provecho!