Seguro que conocemos a familiares o amigos que se encuentran en algún momento de su vida en el que se someten a una intervención quirúrgica. La afectación física y psicológica que sufren estos pacientes hace que los cuidados de enfermería desde su llegada al hospital como en el paso por el quirófano sean fundamentales para su afrontamiento así como para la aceptación de su situación. ¿Quién no ha sentido temor instantes antes de entrar a quirófano? Esa sensación en la que se mezclan estrés, miedo, un estado emocional negativo, el quirófano, el frío, la iluminación, las mascarillas, la anestesia compone un escenario poco confortable y para muchos muy atemorizante. Todo esto tiene remedio, siendo para ello la enfermería un eslabón esencial, haciendo un abordaje completo del estado del paciente para eliminar el estrés quirúrgico y la ansiedad. Los quirófanos están especialmente diseñados y equipados para garantizar la absoluta seguridad durante la atención al paciente. La enfermería está antes, durante y después de la intervención. Para el equipo de enfermería de quirófano, el bienestar, la salud y la seguridad del paciente constituyen un objetivo primordial, realizando una asistencia más humana y de un alto nivel de calidad, amabilidad y responsabilidad en busca de la excelencia con el compromiso del buen saber hacer. Una atención humanizada es una oportunidad de crecimiento y maduración para el paciente y la propia enfermera.

Elena Pendón Nieto
Supoervisora UGC. Anestesiología y Reanimación.
Área Sanitaria Málaga-Axarquía



 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar