El objetivo de esta iniciativa es formular recomendaciones para potenciar el apoyo emocional frente al Covid-19

La Unidad de Salud Mental del Área Sanitaria Málaga-Axarquía ha puesto en marcha un servicio de apoyo psicológico dirigido a los profesionales del sistema sanitario para ayudarles a afrontar la situación de estrés y sobrecarga emocional producidas por esta crisis sanitaria, y ha generado un documento de recomendaciones para los mismos.

Este programa, que está funcionando desde el día 23 de marzo, pretende dar respuesta a las necesidades de atención o asesoramiento de los profesionales para manejar situaciones de estrés y desbordamiento de recursos personales que la crisis sanitaria del Covid-19 está originando. La implementación de las intervenciones sobre los profesionales sanitarios pretende aumentar la capacidad del Área Sanitaria en la intervención inmediata post-emergencia y garantizar asistencia y cuidados después de la fase crítica inicial,

         

Los profesionales de la UGC de Salud Mental del Área a través de este programa ponen a disposición de los profesionales dos líneas telefónicas de atención psicológica,  una para los sanitarios de atención primaria y otra, para los hospitalarios, con el fin de realizar un primer abordaje emocional. Tras esta primera llamada se decidirá la intervención más pertinente. Se ofrece, además, la posibilidad de realización de consultas presenciales para aquellos casos en que sea preciso realizar este abordaje.

El programa ofrece atención clínica, a través de la cual, se intenta ayudar a los profesionales a gestionar el estrés y las emociones, dar apoyo y activar los recursos propios. Se intenta, en definitiva, proporcionar apoyo, empatía, permitir la expresión emocional y el manejo de emociones negativas consustanciales a su labor (miedo, tristeza, rabia, angustia o enfado).

En un primer momento, se pretende mitigar el impacto y sufrimiento emocional sobre los profesionales para que puedan ejercer en las mejoras condiciones profesionales y personales la atención que prestan. Posteriormente, amortiguando estos factores de riesgo, se intenta reducir la morbilidad de personas expuestas a situaciones altamente estresantes, tanto en el presente como en el futuro.

Los profesionales del sistema sanitario son uno de los colectivos más expuestos al coronavirus y a las consecuencias que éste puede tener sobre su salud y la de sus familias. Conviven a diario con esta situación de excepcionalidad, marcada por la intensidad de su labor y las condiciones en las que la ejercen, lo que les convierte en una población de alto riesgo para desarrollar problemas emocionales.  La intervención de profesionales de Salud Mental se ha mostrado eficaz en el pasado para limitar la incidencia de psicopatología secundaria a incidentes con múltiples afectados.

Para la prestación de dicho programa, la unidad cuenta con un psicólogo y dos psiquiatras en el Hospital de Día de Salud Mental del Área, para la atención hospitalaria y, dos psicólogos y un psiquiatra en el Equipo de Salud Mental, para la atención comunitaria, que son los encargados de realizar la primera atención telefónica en la que se llevará a cabo una valoración inicial en base a la demanda del profesional, la sintomatología mostrada y el grado de afectación en su actividad laboral y vida personal. En caso necesario, tras esta primera valoración se pasará a realizar intervenciones más estructuradas. Asimismo, se ofrece al profesional la posibilidad de seguimiento telefónico en casos que así lo requieran. 

          Para acceder a estos servicios, los interesados deberán ponerse en contacto con su inmediato superior o telefónicamente con la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental  en horario de 08:00h a 15:00h.

Además, para la población también se ha elaborado un documento, donde se trata de explicar las reacciones emocionales esperables en una situación como la pandemia y se dan recomendaciones para sobrellevar una situación tan excepcional y estresante como es el confinamiento prolongado en el hogar. La intervención en casos de desbordamiento será, al menos en un primer momento, telefónica y seguirá los cauces habituales correspondiendo el primer nivel de intervención, y la derivación, si fuera necesario, a los médicos de atención primaria.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar