Consejos para prevenir un golpe de calor

De acuerdo con la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) este verano va a ser muy caluroso, pudiéndose superar en España, en algunos casos, hasta los 40 grados. Un golpe de calor provoca el fallo de la función de varios órganos internos debido al aumento excesivo de la temperatura dentro del cuerpo. Se caracteriza por provocar fiebre alta, disminución de la conciencia y piel seca y caliente. Nuestra temperatura ideal no debe superar los 37 grados. En el supuesto de que nuestro cuerpo superase los 40 grados y el organismo fuera incapaz de eliminar este exceso de calor, nuestro sistema nervioso comenzaría a alterarse. Y si nos deshidratamos no podríamos sudar lo suficiente como para enfriar el cuerpo. Esto podría llevarnos a uno de estos tipos de calor:

  • Golpe de calor pasivo o clásico se debe a un aumento de la temperatura exterior y afecta a las personas que se exponen a una temperatura alta y un ambiente húmedo, sobre todo, personas mayores con una patología previa, que pierden la sensación de sed y no beben la suficiente agua. Este excesivo calor de su organismo agrava los síntomas de su enfermedad y produce una merma en su condición de salud general.
  • Golpe de calor activo o por ejercicio. Afecta sobre todo a las personas que practican deporte o actividad física durante una ola de calor. Se debe a la producción interna de calor que el cuerpo no está acostumbrado a regular y, junto al aumento de la temperatura ambiental, podría conducirles a la hipertermia.

Julio Chacon Huertas

Julio Chacón Huertas
Médico de familia.
UGC Axarquía Norte.