Enfermedades cardiovasculares... Y la paciencia

Las enfermedades cardiovasculares han aumentado en los ultimos años escandalosamente, sobretodo anginas de pecho e infartos de miocardio y curiosamente entre la poblacion menor de 40 años. Pero antes de proseguir daremos un definicion de estas dos patologias:

La angina de pecho es un dolor o una molestia en el tórax que se produce cuando el corazón no recibe la suficiente irrigación sanguínea. Esto se debe a una obstrucción parcial de las arterias coronarias. Si la obstrucción sólo se alarga unos minutos y posteriormente el paciente se recupera, se habla de angina de pecho.

El infarto de miocardio es una patología que se caracteriza por la muerte de una porción del músculo cardíaco que se produce cuando se obstruye completamente una arteria coronaria. En las circunstancias en las que se produce la obstrucción el aporte sanguíneo se suprime. Bien como vemos, es facil deducir que repetidas anginas de pecho acabaran produciendo un infarto. Entre las causas de estas patologias , como todos ya sabemos, esta la mala alimentación, el consumo de tabaco, la falta de actividad fisica y una nueva causa que es el consumo de drogas como por ejemplo la cocaina entre la población más joven.

Por lo tanto, la prevención de estas enfermedades, vuelvo a decir, la conocemos todos; hacer ejercicio ( CAMINAR ), dieta mediterranea, descanso y VIDA SANA.

Pero ademas, debemos incluir una actitud vital que es la PACIENCIA; debido al sistema de pensamiento implantado en nuestra sociedad actual vivimos en una constante EXPECTATIVA INMEDIATA, es decir, queremos que circunstancias y personas sean y actuen como nosotros creemos que deben hacerlo, y ademas, que los resultados sean según nuestras propias previsiones. Todo ello con un solo objetivo, el mal valorado CONTROL, que se produce solo por MIEDO. Esto no es bueno ni malo , sino IMPROVABLE, la vida que es una gran maestra nos demuestra que esto no se produce asi, y cuando esto ocurre y lo hace diariamente en todos nuestros ambitos, las cosas no suceden como nosotros suponiamos, esto nos produce una cantidad enorme de picos extremos de estres y ansiedad que someten a nuestro sistema cardiovascular a una presión insoportable. Desarrollar la PACIENCIA y cambiar el concepto de “control” por el de “planificación” nos va ayudar a afrontar las situaciones diarias de una manera más serena y tranquila para lo que tenemos que aprender a confiar en nuestra capacidad de adaptación y resolución.