Descansar bien por las noches es vital para poder afrontar el día con ánimo y seguridad. A su vez, es esencial para tener buena salud, calidad de vida, y un  buen rendimiento laboral y/o escolar. No obstante, los malos hábitos, el estrés que se padece a diario, o determinadas enfermedades hacen que dormir se convierta en ocasiones en un verdadero calvario contra el que muchos se enfrentan todas las noches. El insomnio es un trastorno persistente que puede hacer que sea difícil conciliar el sueño, que sea difícil de mantenerlo, o ambas situaciones. Es el trastorno de sueño más frecuente en la población general, destacando en mujeres, ancianos (el patrón de sueño normal cambia con la edad) y personas con problemas psicológicos como ansiedad y depresión.

Entre los motivos principales del insomnio, uno de los puntos más importantes son los malos hábitos del sueño o del estilo de vida que pueden causar insomnio o empeorarlo. La mala higiene del sueño posiblemente sea la causa más importante de insomnio, a pesar de que está subestimada.

Algunos cambios a realizar pueden ser los siguientes:

-Conseguir una cama confortable y una habitación cálida, oscura y silenciosa.
-Aumentar la actividad física durante el día, sin realizar ejercicio intenso antes de irse a la cama.
-Acciones previas al sueño, como por ejemplo un baño caliente, tomar un vaso de leche caliente…
-Horarios regulares al levantarse y acostarse y en las comidas procurando cenar unas dos horas antes de irse a la cama, no tomando cenas copiosas.
-Evitar las siestas durante el día, sobre todo en la tarde-noche.
-Evitar el consumo de bebidas con cafeína durante la tarde-noche.

En cuanto al uso de medicamentos o enfermedades que puedan causar insomnio lo mejor es acudir a nuestro médico de cabecera, y el nos orientará y seguro que nos ayudará a llegar a nuestro objetivo.

Y este no puede ser otro que conseguir un buen descanso nocturno para una vida saludable.

 Francisco Rodríguez Díaz
 FEA UGC Medicina Interna
 Área de Gestión Este de Málaga-Axarquía