¿Que es?

La plagiocefalia posicional es una deformidad craneal que consiste en un aplanamiento de la parte trasera de la cabeza, generalmente del lado derecho y más frecuente en niños que en niñas, que puede acompañarse de un desplazamiento del mismo lado de la cabeza hacia adelante.

La frente del lado aplanado puede estar más abombada, el ojo del mismo lado puede estar más abierto y la oreja puede estar más adelantada si se la compara con la del otro lado. En los casos más severos la asimetría de los ejes de la cabeza es superior a 20 milímetros.

Se entiende por deformidad craneal a cualquier deformación o alteración del crecimiento de la cabeza del bebé que se desarrolla durante los primeros 6 meses de vida. Las causas más importantes son:

- La deformación sufrida por el cráneo durante el parto, tanto si es un parto normal como complicado.

- Que el bebe pase demasiadas horas acostado en la misma posición.

- Si el feto estuvo encajado en el canal pélvico varias semanas antes del parto.

 

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la plagiocefalia postural consiste en una serie de medidas que deben ser escalonadas y adecuarse a la evolución y gravedad del problema: medidas posturales y de rehabilitación, técnicas de ortesis craneal (casco) y la reconstrucción quirúrgica en último lugar, que es excepcional.

Medidas posturales:

En general la mayoría de los bebés con plagiocefalia postural mejoran en 2 a 3 meses si se llevan a cabo medidas posturales adecuadas. Son los propios padres quienes deben realizar estos ejercicios al niño, para lo que han de ser instruidos adecuadamente por el pediatra o rehabilitador. Se recomienda:

Acostar al niño apoyando en el colchón la parte redondeada y mantenerlo en esta posición el máximo tiempo posible.
Cambios de posición lateral de la cabeza (que cada vez esté la nariz hacia un lado)mientras el niño duerme, con ayuda de la inclinación del colchón.
Cuando el niño está despierto y bajo supervisión, colocarlo boca abajo al menos unos 30-60 minutos diarios, pero vigilando que esté siempre despierto.
Cambiar la posición de la cuna de manera que el bebé tenga que rotar la cabeza hacia el lado contrario de la parte aplanada de la cabeza cuando intente mirar a los padres o a lo que le pueda llamar la atención dentro de la habitación.
Y, por supuesto, el tratamiento del tortícolis con adecuados ejercicios de estiramiento del cuello.

Ortesis cranales:

El tratamiento con ortesis craneal (bandas o cascos) puede ser adecuado en aquellos niños que no mejoren con las medidas de educación postural y fisioterapia. Existen diferentes tipos de bandas o cascos, pero sus resultados son similares. La respuesta más idónea a este tipo de tratamiento se obtiene a partir de los 4,5 o 5 meses de edad y hasta un límite de 12 meses. Llegado el año de vida el cráneo deja de ser susceptible de moldeamientos externos. En todo caso, y dado que este tratamiento es caro bien para las familias o, en el caso de que exista financiación pública, para la Administración, conviene sistematizar lo mejor posible su empleo.

Tratamiento quirúrgico:

El tratamiento quirúrgico debe reservarse para los niños afectados por una craneosinostosis verdadera (sinostosis lambdoidea) o bien para aquellos raros casos de deformidad grave persistente, en los que los tratamientos conservadores (fisioterapia y educación postural, casco) no hayan alcanzado el efecto deseado.

¿Como se previene?

Para prevenir el desarrollo de una plagiocefalia postural, la clave es reducir al máximo el tiempo que el bebé pasa tumbado en la misma posición. A veces, nadie explica a madres y padres que no es lo mismo "dormir boca arriba" y pasar todo el tiempo tumbado boca arriba. Para matizar esto, los especialistas recomiendan que el bebé esté "dormido boca arriba, despierto boca abajo".

No obstante, a la mayoría de los bebés de pocos meses no les gusta estar tumbados boca abajo, ya que en esa posición apenas tienen posibilidad de ver su entorno (o no ven nada en absoluto, si aún no tienen buen control de la cabeza) ni tampoco pueden moverse demasiado hasta que han adquirido la capacidad de voltearse por sí solos. Algunos padres reciben instrucciones para colocar a su bebé boca abajo mientras está despierto (el Tummy Time, o "tiempo boca abajo"), pero se sienten desalentados si su bebé rechaza esta postura. Más que forzar al bebé a mantenerse en una posición que le resulta incómoda, el "tiempo en brazos" puede ser una de las formas más eficaces y satisfactorias de prevención, seguramente la más gratificante tanto para el bebé como para los padres, ya que son el hábitat natural del bebé hasta que es capaz de desplazarse por sí mismo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar