Sabemos que los pacientes ingresados en nuestro hospital tienen características particulares, desde aquellas que lo definen como persona física (edad, peso y talla, etc.), a sus antecedentes personales y familiares, y a la razón de su ingreso. Toda esa información está recogida en su historia clínica y desde el punto de vista de enfermería es clave para diseñar, a los profesionales que atienden a esos pacientes, un modelo de observación básico para detectar posibles alteraciones en la óptima recuperación del paciente.

La observación, la recogida de datos, la interpretación de los mismos diseñaran, juntamente con el personal facultativo, el camino a seguir para conseguir tal recuperación.

La alimentación desde mi punto de vista es básica, ya que conseguir un aporte de energía justo, a la  vez que cubrimos las necesidades nutricionales, es un” enorme” trabajo. Desde la elección de la dieta hasta la preparación de la misma conlleva un complejo trabajo de equipo. El  patrón de eliminación de los desechos orgánicos  tanto del sistema digestivo como del urinario son de suma importancia para valorar el funcionamiento orgánico. No se nos debe olvidar, que dependiendo de cómo eliminemos esos  desechos, nos estará informando  del funcionando más o menos correcto de nuestros órganos.

Por todos es bien sabido la frase de Hipócrates que decía: “que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento”. El añadió otra a su repertorio,  básica para este artículo, “Las fuerzas que se encuentran dentro de nosotros son las que curan verdaderamente las enfermedades“ y esas fuerzas necesitan de buenos alimentos para dar lugar a tal recuperación.

Como conclusión final, he de decir, que la labor de todos, y digo TODOS  los profesionales que trabajan en nuestro hospital, nos ofrece  la maravillosa oportunidad de poder con nuestras acciones ayudar en la recuperación de los pacientes que ingresan en nuestras unidades. Que debemos estar atentos a todas las actuaciones que desarrollamos, porque son de suma importancia para la mejora de su salud. No debemos olvidar nunca que gran parte de la responsabilidad de esa salud está en nuestras manos, y que debemos actuar profesional y responsablemente.  

Manuel Fernández Sarmiento
Enfermero del bloque quirúrgico. Área Sanitaria Málaga-Axarquía