Llevamos varios meses sin ver el sol y tenemos más ganas que nunca de tumbarnos en la playa a ponernos morenos. Por eso, es necesario tomar precauciones 'extra' a la hora de enfrentarnos al astro Rey.

Debemos evitar que nuestra piel se ponga roja y las quemaduras, para ello es fundamental elegir un buen protector solar que sea adecuado a nuestro fototipo (definido por el color de la piel, del cabello, la tendencia a las quemaduras solares y la aptitud al  bronceado).

Muchas de las cremas solares actuales protegen de las tres radiaciones solares, así que infórmate bien con tu médico de familia o en la farmacia antes de adquirir uno. 

Estos son los tipos de rayos que llegan a la Tierra:

  • Infrarrojos (IR). Proporcionan sensación de calor y bienestar. Son los responsables del golpe de calor y las insolaciones.
  • Luz visible. Actúa como antidepresivo pero favorece el envejecimiento cutáneo.
  • Ultravioletas A (UVA). Estimulan la pigmentación y, por lo tanto, el bronceado.  Responsables también del envejecimiento prematuro y del desarrollo de algunos cánceres de piel.
  • Ultravioletas B (UVB).  Favorecen la síntesis de la vitamina D. Disminuyen las defensas inmunitarias, lo que explica la aparición de brotes de herpes.

A la hora de aplicar la protección solar, ahora existen fórmulas de todo tipo que facilitan la absorción incluso con el cuerpo mojado por el agua o sudor, y lo más aconsejable es usar, como mínimo, una protección FPS 30. Ponte la crema al menos 35 minutos antes de exponerte a los rayos solares y  aplícala cada dos horas .

Por muy obvios que puedan resultar algunos consejos, sigue habiendo mucha gente que no los lleva a cabo y después llegan las manchas, arrugas indeseadas y, lo que es peor, una mayor probabilidad de sufrir un melanoma (en 2012 hubo una incidencia de 5.000 casos en España).

Si vas a ir a la playa o a la piscina, intenta llevar siempre un sombrero o una gorra además de unas gafas de sol. No te tumbes al sol en las horas centrales del día (entre las 12 y las 16 horas) y si no puedes evitarlo, aprovecha esas horas para resguardarte a la sombra (¡Ojo! Aunque estés bajo la sombrilla o el día esté nublado, también debes utilizar crema protectora porque un cielo nublado deja pasar los rayos UVA y UVB. Únicamente bloquea los rayos IR, por eso no sentimos sensación de calor).

¡¡¡ Disfruta y aprovecha al máximo estos meses tan esperados y recuerda siempre estos consejos!!!

FranciscoJavierWebFrancisco Javier Ruiz Sánchez
MIR 2 Medicina de Familia y Comunitaria
Área Sanitaria Malaga-Axarquia